Intervención del Viceministro de Relaciones Exteriores de Cuba, Rogelio Sierra Díaz, en la Mesa Redonda de Líderes del Foro de las Islas del Pacífico

Excelencias:

Permítanme agradecer al Presidente Baron Waqa y por su conducto a las autoridades y al pueblo de la República de Nauru,  por la cálida acogida que hemos recibido. Deseo también expresar nuestro agradecimiento por la posibilidad que se nos ha ofrecido de compartir modestamente las experiencias de Cuba en el ámbito de la cooperación Sur-Sur y en particular, nuestra labor solidaria en el área de la salud.

Cuba es un pequeño Estado insular sin grandes recursos naturales, ubicado cerca de un vecino inescrupuloso que nos ha impuesto el bloqueo económico, comercial y financiero más largo de la historia, cuya aplicación extraterritorial se ha recrudecido, especialmente en el sector financiero; sin embargo, esa política irracional no ha impedido que Cuba haya ampliado y  consolidado la calidad de su sistema de salud; que sea el país mejor dotado en el número de médicos por habitantes, según la Organización Mundial de la Salud y que cerca de 49 mil cooperantes cubanos del sector de la salud presten sus servicios en 63 países. Un gran número de ellos ha cooperado en dos, tres y más misiones.  En el sector de la salud se ha manifestado la cooperación más significativa, por su carácter humanitario y sustentada en la masiva formación de recursos humanos realizada por la Revolución.

En el pasado reciente han tenido lugar las primeras graduaciones de jóvenes de las Islas del Pacífico como médicos en Cuba. Los nuevos graduados se forman con una elevada vocación y ética, de manera que el componente humano sea primordial en su práctica médica. En pocos años aproximadamente doscientos especialistas de estas Islas graduados en Cuba estarán en capacidad de ejercer y contribuir de manera efectiva a elevar los indicadores de salud, dando continuidad en algunos casos a acciones de cooperación iniciadas por brigadas médicas cubanas.

Hoy mantenemos brigadas médicas en Kiribati y en Vanuatu. Se encuentra vigente, además, un acuerdo firmado entre Cuba y Nueva Zelandia para ofrecer entrenamiento en idioma inglés a los doctores cubanos que ofrezcan sus servicios en países de la región, lo cual ha contribuido a elevar la calidad de los servicios que se brindan. La cooperación triangular, con participación de países desarrollados en beneficio del Pacífico podría ser una vía para la búsqueda de recursos financieros que nos permitan llevar nuestros servicios de una manera efectiva y altruista.  

Actualmente preparamos una brigada médica que en breve cumplirá labores en la hermana nación de Nauru. Esta nueva brigada se encuentra integrada por 15 especialistas de salud que incluyen diferentes especialidades médicas a fin de poder dar un tratamiento integral a los pobladores de Nauru. Cuando arriben a Nauru en los próximos días, sumarán un total de 26 colaboradores de la salud que laboran en estos momentos en las Islas del Pacífico. No es la primera vez que una brigada médica cubana trabaja en este país, en el año 2004 una brigada prestó sus servicios, logrando reducir, en menos de un año, a la mitad la mortalidad infantil en el país. Desde el año 2005 hemos preparado diversas brigadas que han prestado sus servicios en Islas Salomón, Kiribati, Vanuatu, Nauru, Tuvalu y Fiji. Es nuestro compromiso continuar aportando nuestros modestos esfuerzos en aras de contribuir a un mejoramiento en la salud de los habitantes del Pacífico.   

Nuestro país pone también a disposición de los Pequeños Estados Insulares del Pacífico sus novedosos productos biotecnológicos, algunos de los cuales son únicos, como el Heberprot-P, que puede contribuir al tratamiento de enfermedades con marcada incidencia en el Pacífico. El Heberprot-P es un medicamento efectivo destinado al tratamiento de las úlceras del pie diabético, permitiendo reducir los casos de amputación y prolongar la vida de los pacientes. Este medicamento se encuentra registrado en Cuba desde el 2006 y en otros 22 países hasta la fecha. Se ha aplicado en más de 80 mil pacientes cubanos y unos 300 mil correspondientes a 26 países logrando resultados eficaces en más del 76% de los pacientes tratados, reduciendo el riesgo relativo a la amputación por úlcera del pie diabético en más de un 71% y  todo esto en un plazo promedio de unas 6-8 semanas.
Consideramos que la introducción de este novedoso medicamento en la región podría ayudar a reducir el alto impacto negativo que esta enfermedad tiene para los habitantes del Pacífico, brindar una mayor calidad de vida a los afectados y reducir los costos en el tratamiento de esta afección. Quisiera exponerles algunos ejemplos, a partir de estudios realizados por nuestros expertos sobre la incidencia de esta enfermedad en la región.  Con la aplicación de éste fármaco podríamos evitar la amputación, cada año, de más de 3302 personas en Papúa Nueva Guinea, 442 pacientes en Islas Salomón, 24 en Palaos, 14 en Nauru  y hasta 54 personas en las Islas Marshall.

Excelencias:

Cuba se encuentra inmersa en un proceso de actualización de su modelo de desarrollo socio-económico, con vistas a avanzar en la construcción de una sociedad soberana, democrática, independiente, socialista, próspera y sostenible. Las transformaciones que estamos realizando se proponen fortalecer y hacer sostenibles tanto los logros alcanzados por la Revolución cubana en sus casi 60 años de existencia, como la cooperación que continuaremos brindando desinteresadamente.
A pesar de las condiciones de subdesarrollo que heredó Cuba de un pasado colonial y neocolonial, del bloqueo que mantiene EE.UU. contra nuestro noble y generoso pueblo, de un orden económico internacional injusto y desigual en el que hemos tenido que insertarnos y del impacto destructivo de huracanes y otros fenómenos naturales; el pueblo cubano ha podido avanzar significativamente y sigue profundizando sus transformaciones con el objetivo de construir una sociedad cada vez más justa y solidaria.

Asumimos con una alta responsabilidad la presencia de Cuba en este Foro, al tiempo que deseamos reiterar que los pequeños Estados insulares del Pacífico siempre podrán contar con su hermana Cuba.

Muchas gracias.

(Cubaminrex)

 

 

Etiquetas: