Declaración de cumbre NOAL rechaza intervención foránea en Siria

IRÁN, 31 de agosto de 2012.- Los líderes del Movimiento de Países No Alineados (NOAL) rechazaron hoy una intervención militar extranjera en Siria, al aprobar la Declaración Final de la XVI cumbre de Teherán, pese a persistir enfoques divergentes sobre ese contencioso.Fuentes de la cancillería de Irán adelantaron que los jefes de Estado y de Gobierno presentes en la reunión trienal concedieron particular importancia a la crisis siria, sin dejar de avalar pronunciamientos sobre otros temas espinosos del mundo.



El vicecanciller iraní Abbas Araqchi informó a periodistas que "el eje central de la Declaración de Teherán y el punto que todos los miembros están subrayando es lo innecesario de una intervención militar en los asuntos internos de Siria".



La declaración fue sometida a enconadas discusiones y consultas por parte de las delegaciones de los 118 Estados miembros, sobre todo por la postura hostil de las naciones árabes del Golfo Pérsico respecto al gobierno del presidente sirio, Bashar Al-Assad.



Irán, que respalda a Al-Assad y propone una solución pacífica del contencioso, indicó que la repulsa a cualquier maniobra injerencista en Damasco es un punto importante, a partir del cual debe trabajarse por detener la violencia y fomentar el diálogo.



El texto de 688 párrafos y documentos anexos también incluyeron una condena al bloqueo económico estadounidense contra Cuba, reivindicación de la soberanía argentina sobre las Islas Malvinas y repudio al golpe de Estado constitucional en Paraguay.



Igualmente, expresaron respaldo a Ecuador en su disputa diplomática con Gran Bretaña a raíz del asilo otorgado al creador de WikiLeaks, Julian Assange, y saludaron el otorgamiento a Venezuela de la sede de la próxima cumbre de los NOAL.



El rechazo al terrorismo y al doble rasero que aplica Occidente en ese tema, la lucha contra la pobreza, la seguridad alimentaria, y el impacto de enfermedades y fenómenos naturales en la economía de las naciones en desarrollo, también figuran en el documento de cierre.



Además, se pronunció sobre la necesidad de reformar el sistema de las Naciones Unidas, en particular del Consejo de Seguridad, el arreglo pacífico de controversias y la defensa de la paz global, y el diálogo entre civilizaciones, religiones y la diversidad cultural.



La descolonización, el combate al terrorismo y la promoción de la democracia, la cooperación Norte-Sur y Sur-Sur, merecieron referencias claras, junto con la causa palestina y otros conflictos que tienen lugar en países de Medio Oriente, además del ya referido en siria.   (Tomado de Prensa Latina)